Lecciones de: World War II in Colour

Hace poco empece a ver con mi hermano World War II in Colour en Netflix, un documental de 13 episodios que relata cómo se origino la 2a Guerra Mundial, que fue lo que paso, como concluyo, y también otras cosas como el estilo de vida de las personas en los distintos países involucrados antes, durante y después de la guerra. ¡Muy recomendada!

Es muy importante aprender de historia para no volver a cometer los mismos errores del pasado. De este documental se pueden aprender muchas lecciones.

Una de mis lecciones favoritas se encuentra en lo que sucedió con el mundo (excepto Alemania, Japón e Italia) antes de iniciar la guerra: el mundo entero se durmió. Por ejemplo Estados Unidos. Estados Unidos antes de la guerra estuvo dormido entre fiestas y lujos entre los años 20 y 30, y después que sucede la gran depresión a inicio de los 30 se durmió entre la supervivencia y los afanes por salir adelante. El mundo entero se durmió ante el tremendo avance conquistador de Alemania, Japón e Italia.

Estos 3 países (El Eje) empezaron a atacar a muchos otros, y en ese entonces La Liga de Naciones (que surgió después de la 1a Guerra Mundial) que tenía la responsabilidad de buscar la paz por medio de soluciones diplomáticas no hizo nada.

Las razones para que países como Inglaterra, Francia y Estados Unidos decidieran no involucrarse fueron muchas pero las consecuencias por no haber hecho nada fueron gravísimas.

El mundo se durmió al no prepararse y al no hacer nada ante las amenazas crecientes.

La lección que adquiero es a no dormirme, a prepararme y a buscar resolver todo problema de manera inmediata (siempre que me corresponda)  para no dejarlo crecer.

¿Cómo puedo lograrlo? Para eso necesito sabiduría. Y gracias a Dios en este día en que escribo esto estudiamos sobre esto en la iglesia.

Santiago 1:5-8 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

Lección 1: no debo dormirme, debo prepararme y al ver surgir los problemas debo de atacarlos inmediatamente  con diligencia.

Lección 2: necesito la sabiduría, y solamente la sabiduría que Dios da, y Él la da por medio de la Biblia, el Espíritu Santo y la oración.

He tomado mis decisiones. ¿Qué hay de ti?