Y tú todavía te quejas

Los discípulos de Jesús, los apóstoles, Pablo, todos ellos llevaron la Palabra de Dios, por amor a Dios y por amor a las almas, para que quienes escuchaban el Mensaje se salvaran, cumpliendo con la Gran Comisión (Mateo 28:19-20). Llevaron la Palabra, y en muchas ocasiones fueron perseguidos (Hechos 14:8-23), tanto por personas que no la aceptaron como por personas que aceptaron hasta mucho después. Soportaron penas, aflicciones, golpes, burlas, y horrendas muertes, por ingratos por los que se preocupaban por salvar, ¿y tú todavía te quejas?

Cuantas personas te debieron soportar y aguantar, por amor a Dios y a tu alma, y tú todavía te quejas por un desagradecido mas. Amor incondicional, eso es lo que debes de dar.

2a Timoteo 2:10 Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.

Recomiendo la lectura completa de 2a Timoteo 2.