¡Deciles que no!

Si alguien te quiere predicar un evangelio distinto al de Cristo decile que no.

Si alguien te quiere predicar que hay otros dioses fuera de Dios decile que no.

Si alguien te quiere predicar cosas que no están en la Biblia decile que no.

Si alguien te quiere predicar que hay que hacer otras cosas aparte de creer en Cristo para obtener la salvación decile que no.

Si alguien te quiere predicar que Dios te dará salud y prosperidad sin predicarte que vivimos para expandir el Reino de Dios aunque nos cueste sufrimiento y muerte como los primeros cristianos decile que no.

Si alguien te quiere predicar que como Cristo te salvo no tienes que preocuparte por los pecados que cometes porque Dios ya te salvo decile que no.

Si alguien te quiere predicar usando su razonamiento y no la Biblia, decile que no.

Si alguien te quiere predicar que el fin del evangelio sos vos y no Dios, decile que no.

¿A quienes podes decirles que si? Para empezar, estudia los siguientes pasajes; si la otra persona predica y vive de acuerdo a estos pasajes, tiene un buen punto para empezar:

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 15:8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. 

Mateo 28:19-20 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Mateo 5:11-12 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

Gálatas 1:8-9Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema