Cultivando.

Con mi hermano empezamos a ver la serie The Walking Dead, y simplemente: WOW. Vemos un episodio por día, y en los fines de semana vemos aveces 2 por día. Me ha encantado en tal manera que no me lo esperaba. Y lo bueno es que esta serie me lleva a pensar en muchas cosas de la vida.

Una de ellas es la historia de Rick, el protagonista de la historia, y la forma en que él va cambiando a lo largo de la serie por todas las cosas que vive y las cosas a las que se ve obligado hacer por la supervivencia de él, su familia y amigos.

Llega un momento en la serie en que él y su gente se refugian en una prisión. Logran tener refugio y paz, sin embargo el siempre anda cargando con su pistola. A estas alturas del partido el hombre ha experimentado una serie de situaciones que lo han llevado a perder parte de su humanidad. Hershel, el anciano del grupo, lo llama un día, le pide que deje su arma, y le enseña a cultivar.

Hershel enseñando a Rick como cultivar.

Hershel no solo le enseña esta tarea a Rick, sino que lo anima a que se lo transmita a su hijo, Carl. Carl también anda consigo durante todo el tiempo su arma, y es obligado a dejarla para empezar a cultivar junto a su padre.

Carl cultivando junto a Rick.

Esto es muy sencillo pero es muy valioso. Rick se preocupo por la supervivencia. Hershel se preocupo por la humanidad.

¿Qué va primero, la supervivencia o la humanidad? ¿Cuantas veces nos hemos preocupado tanto en nuestro bienestar que nos ha llevado a hacer lo incorrecto? Una vez se hace el mal, volver a lo que éramos antes se vuelve muy difícil, y se vuelve más fácil hacer más mal para lograr lo que buscamos. Es muy fácil hacer el bien cuando las cosas marchan bien, pero solo los de integro corazón harán el bien cuando las cosas marchan mal.

¿Hemos olvidado que Dios tiene todo bajo control, que Él es Bueno y reparte con Justicia?