La Obra de Dios, hecha como debe de ser

Al ver el carácter de Pablo durante su labor en Hechos 14, solo me queda decir “me falta mucho para ser así de maduro en la fe de Cristo“. Pablo no se detenía, él junto con Bernabé trabajaba con diligencia y con conciencia limpia en la Obra del Señor Jesús.

Ellos obedecían al mandato que dejo el Señor Jesús en Mateo 28:19-20, la Gran Comisión de ir y hacer discípulos, y en Hechos 14 muestran muchos principios para lograrlo. Un versículo que muestra algunos de esos principios es el siguiente:

Hechos 14:23 Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

  1. Pablo y Bernabé buscaban que la Obra de Dios continuara; ellos no pretendían ser los únicos en llevar el Evangelio, sino que obedecían al Señor Jesús y buscaban que los nuevos discípulos continuaran con la Obra del Señor.
  2. Pablo y Bernabé tenían una fuerte vida de oración y ayuno para buscar constantemente al Señor. Ellos buscaban constantemente a Dios, y las obras que hacían era resultado de su relación con Dios. Ellos permanecían en el Señor, como Él lo explico en Juan 15.
  3. Los que creyeron fueron encomendados al Señor, para continuar con la Obra, así como Pablo y Bernabé también fueron encomendados en Hechos 13:3.
  • ¿Cómo estoy viviendo esos principios?
  • ¿Qué tanto tiempo estoy dedicando a buscar al Señor?
  • ¿Estoy sirviendo al Señor con sinceridad y no por mero activismo?
  • ¿Estoy llevando el Evangelio y haciendo discípulos?
  • ¿Estoy ayudando a los discípulos a crecer para que continuen trabajando en la Obra de Dios?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *