Recuerdos de la Universidad

Matemática en la universidad me dio una importante lección de vida
Matemática 3 la pase en la UDB con 6.0 y sin ayuda de ningún profesor. ¡Que alegría! ¿En serio? ¿Que alegría? Suena un poco mediocre, pero, así es, ¡que alegría! La historia fue así:

Siempre se me dijo que Matemática 3 era una de las materias mas difíciles de la universidad, y que debía de buscar aprobarla antes de llegar a la 3a y última unidad, o sino, sería muy difícil de aprobar.

Ese ciclo iba “con todo”, me fue bien en la 1a unidad, pero en la 2a enferme, y mis calificaciones bajaron hasta el suelo. Era necesario sacar una buena calificación en la 3a unidad, lo cual, nuevamente, era muy, muy difícil.

Empezamos a ver integración multiple, y coordenadas esféricas. Me costaba entender. Todos, si, todos con los que hable, familia y amigos, con buen ánimo me recomendaron retirar la materia. Y estuve a punto, pero lo que hice fue: me encomendé a Dios, y decidí esforzarme.

Nunca en la vida me había esforzado tanto en una materia.

La materia era muy difícil, y para añadir drama, la profesora poco llegaba, ¡y de repente dejo de llegar! Llego un profesor a tratar de ponernos al día por todas las clases que habíamos perdido, y lo hacía de una manera que, creo yo, no era la mejor (no dire mas al respecto). Fue necesario estudiar cosas mas allá de lo vistas en clase.

Gracias a Dios por un amigo con el que estudie muchísimo (un abrazo, ¡Bobino!), sin su ayuda seguro no hubiera pasado lo que paso.

Llego el día de hacer el examen final, y sin ayuda del profesor (porque la sección en la que estaba ni teníamos profesor asignado porque la profesora se fue), solo por la ayuda de Dios y todo lo que Él fue construyendo en este proceso logre obtener la nota necesaria y pase la materia con 6.0.

Dios no me hubiera ayudado si yo no me hubiera esforzado.

Al final, ni termine la universidad (esa es otra historia, aunque espero retomarla), y ni siquiera uso lo que aprendí en esa materia, pero me quedo la lección aprendida hace 7 años.

Encomiendate a Dios y dale con todo, pero busca hacer Su Voluntad, no la tuya.

¿Cómo podrás conocer cual es la Voluntad de Dios?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *